27 de septiembre de 2009

Wir Schliessen uns Ein


La vida afuera se veía tan.. ¿Linda? ¿Colorida? ¿Buena? Quizás. Era extraña la sensación que sentía al mirar hacia fuera, hacia los demás.
Quería encerrarme y hacer que el tiempo se pare. Era feliz, y muy, y quería aprovecharlo. Miré de nuevo por la ventana y suspiré. La vida –o lo que yo había hecho de ella anteriormente- me escupía en la cara, y derramé una lágrima.
-¿Bill? –Escuché. Enjugué la lágrima y me di vuelta.
Ella. La chica –mujer- más hermosa que había visto en mi vida. Su castaño cabello –teñido a negro por mí- posaba en sus hombros.
-¿Estás bien? –Dijo. Había reparado en sus (hermosas) facciones desde que la había conocido.
Sus piercings (por Tom y por mí): en su ceja derecha, tan perfecto y único. En el labio, del lado izquierdo, abajo, tan deseable. El de su ombligo.. no iba a pronunciar palabra sobre ese.
Sus ojos, tan oscuros.. tan hermosos. Eran perlas, casi literalmente. Deseaba hacerme un collar con ellas, y así poder llevarla conmigo a todas partes.
Apartó con su mano un mechón de mi cabello de mi cara.
-¿Estás bien? -Repitió. Apoyó su mano en mi mejilla y allí la retuve, junto a la mía.
Cerré los ojos y sentí su textura; tan suave, tan deseable, tan.. ella.
Amaba sus caricias; cuando me besaba, me hacía sentir tan.. bien, tan aceptado, tan.. alguien, ya que me besaba como si le importara.
Y esperaba que sí.
-Te aislaste del mundo conmigo.. ¿por qué? -Me dijo, dejándome un dulce beso en los labios.
-Porque te amo.. -dije, como si no hubiera escuchado esa respuesta miles de veces.
'¿Por qué estás a mi lado? ¿Por qué me aguantás tanto? ¿Por qué seguís amándome?' habían sido tres de las miles de preguntas de ella. 'Porque te amo' había sido mi respuesta a todas ellas.
-Porque te amo -repetí. La besé.
Había algo en ella que me hacía.. bien, feliz. Había encontrado en ella lo que no había encontrado en ninguna otra. Estaba acostumbrado a vivir prácticamente solo, sin nadie a mi lado (hablando de amor, ya que, sino, tenía a los chicos siempre a mi lado); pensaba que esa era una vida reltivamente 'buena'. Y estaba equivocado.
Lo más perfecto era que ella, de alguna extraña manera, sabía que estaba mal, y había aparecido sin que la buscara. Descubrí que su risa, sus ojos, su personalidad no tenía sombras, no tenía nada malo. Ella era perfecta.
Me prestó, en su momento, un beso, y con él, calma. Me prestó todo lo que necesitaba cuando estaba mal.
Parecía mi media mitad, tenía su propia receta para hacerme sonreír. Sabe lo que me asusta y cuánto me gusta estar a su lado. Le había entregado todo: mi corazón, mi cuerpo, mi mente, mi voz.. mi todo, y aún así me había quitado horas de sueño, ya fuera acariciando su cuerpo en la oscuridad de la habitación, como pensando en ella; me robó el habla, me lo robaba aún, cada vez que la veía o cada vez que hablaba con ella, o por teléfono.. era todo su culpa.
Y ahora, allí, encerrados.. no tenía idea de que la felicidad cabiera en una casa, y menos en una sola persona.. y menos que esa persona fuese yo. La besé, abrazándola después.
-Nunca me dejes, Sophia -susurré.
-¿Por qué? -Preguntó ella.
-Porque te amo -respondí yo.

Mi Tom, tu Bill
Me quitaste el sueño, me quitaste el habla.. pero si estoy con vos, no necesito nada -No necesito nada, No te va gustar.
We included ourselves, we included the time to forget us to the time, of to forget the previous day to lose -Wir Schliessen uns Ein

Rescue Me


Llegué a mi casa, llorando, como de costumbre. El maquillaje corrido me había borrado las mejillas tantas gotas negras. Tiré mi mochila, y todas las malas notas salieron como si las llamaron. Las lágrimas salieron de nuevo, otra vez, como lo habían hecho los tres días anteriores.
Busqué por toda mi mesa de luz la llave, y cerré con ella mi puerta. Puse la canción número diez de uno de mis discos favoritos en el reproductor de música.

-This used to be our secret, now I'm hiding here alone –comencé a cantar. Lloré, también, mientras buscaba algo para lastimarme.- Comen and rescue me, I’m burning, can’t you see.. come and rescue me, only you can set me free.. come and rescue me.. rescue me.. –canté.
Al fin encontré algo con lo que me podía ‘rayar’, y me senté en el frío suelo de mi habitación. ¿Por qué no cortarme las venas, y así acabar con todo el sufrimiento? Porque era –soy- una cagona.
Tenía el débil sueño de que me rescatara y así ser feliz. ¿Quién? No tenía idea. Tampoco la tengo ahora.
-My SOS on radio, the only chance to let you know what I fear, can you hear? –canté de nuevo. Comencé, entonces, a hacer un boceto de lo que sería mi tatuaje tallado con lágrimas. Un R, luego una E.. ‘Rescue Me’, terminé.
Empecé a tallar con una lapicera el diseño que el lápiz había dejado en mi brazo.
Cada gota de sangre que mi brazo emanaba, una lágrima que se escurrí por mi cara, trazando un camino que finalizaba en mi boca, cerrada fuertemente. Apretaba los dientes para no dejar escapar un grito, pero aún así se escuchaba algo parecido.
-Rescue me.. you and me.. set me free! Rescue.. me.. –canté, mirando a uno de sus pósters.
Lo único que pude hacer fue recostarme en mi cama y esperar.. y esperar.. y esperar.

26 de septiembre de 2009

Su historia de amor, se convertirá en la tuya

Una novia. Acéptenlo, la tiene. Apareció en todas partes, todos los diarios, todas las páginas. Apareció en tu cabeza a la hora de dormir: sus imágenes juntos, sus entrevistas en donde lo desmentía, la palabra "NOVIA" dando vueltas.. sí, tenía novia.
Su show en Washington terminó, y desapareció tras el escenario. Pensó que nadie lo veía, pero un fan aficionado le tomó una foto. Ese beso, que parecía tan real, tan apasionado, tan enérgico.. te partió el corazón. Creías ser la indicada, la persona por la cual se entregaría totalmente, con la cual compartiría los restantes días de su vida.
Ese beso significaba una sola cosa: 'Seguí participando'.
Quizás hayas sacado -¿o arrancado?- sus pósters de la pared. Lloraste. Prometiste nunca más escuchar una sola canción suya. Te cambiaste la remera, la mochila, todo lo que tuviera su imagen o marca. Borraste sus fotos del celular, anunciaste en todas partes que lo odiabas, y afirmaste convencida que era un sinvergüenza y un asco.
Estuviste mal, aceptalo, estuviste pésimo.
¿Dos, tres? Días después, entraste de 'pura casualidad' -porque no estabas buscando nada de él, ¿viste? Porque pusiste 'casa' en Google y salieron veinte resultados con su nombre, ¿no?- una noticia de que ya no eran pareja, que se habían separado. '...se separaron ya que el joven músico tenía demasiado trabajo, y la joven no podía acompañarlo ya que tenía muy poco en otras partes...'. Claramente esa página te empezaba a gustar, porque odiaba a la bitch. Y vos también.
Una sonrisa iluminó tu cara. Inmediatamente sacaste sus miles de pósters de la caja que 'no-debías-volver-a-tocar', y los volviste a pegar en las cuatro paredes de tu habitación. Te pusiste la remera, los accesorios, volviste a llenar su mochila con todas las cosas que creías inútiles que te pedían en ese lugar donde ibas a 'aprender' cosas.. pusiste su música a todo volumen hasta tener que ir a dormir.
A la mañana siguiente, te levantaste y miraste a uno de sus pósters.
-Buenos días, lindo -dijiste, y la sonrisa que tenía allí parecía dedicártela solamente a vos.. y deseabas que así fuera.









Nota: Bill no tiene novia, no se asusten

16 de septiembre de 2009

Aubrey, second season

Me siento en el bar de siempre, en la mesa que daba a la calle. Sensación de libertad, eso me da mirar por el transparente cristal. Pero, ¿qué era de mi libertad sin independencia? Simplemente no servía.
En mi vista se cruza una pareja de tortolitos enamorados, besándose y abrazándose.
Esos minutos me parecen siglos; todo pasaba en cámara lenta, como las cosas buenas de una película. Buenas, sí, buenas para las que no desean eso: ¿qué pasa si es lo que querés? ¿Qué pasa si es lo que siempre te imaginaste? Todo perfecto, no te hiere, pero ¿qué pasa si esa persona con que te imaginás todo eso vive al otro lado del mundo, si no te conoce, si no tiene la más puta idea de que en esas millones y millones de personas hay una que piensa todo el día en ella? Sí, duele.
Tomo una lapicera y mi cuaderno. Comienzo a escribir cosas sin demasiado sentido, como si él pudiera leerlas.
Las palabras recurren a mi cabeza como su música en mi Ipod a mis oídos; en mi cabeza, sus palabras y en mi corazón.. talladas con lágrimas las letras de su corto nombre.
Hablando de Roma; una de ellas se cola por uno de mis ojos cafés, cayendo en la última palabra que había escrito, desdibujándola. 'Imposible', desdibuejada. Esa era la dichosa palabra.
Mario, el mozo de siempre que ya era mi 'tío', se acercó trayéndome lo de siempre: una copa de helado, una Coca Cola.. y una sonrisa en su cara.
No toqué ni el helado, ni la Coca ni nada, y su sonrisa se desdibujó al ver mi falta de apetito y mis ojos llorosos. No lo miré, temía que lo notara.
-Aubrey, querida, ¿qué sucede? Linda, podés contarme.. -me dijo, sentándose en la silla de enfrente.
-Tío Mario, ¿nunca tuviste un amor imposible? -Susurré, rompiendo a llorar.

11 de septiembre de 2009

In the Night

Me dí vuelta en la cama una vez más. Suspiré y tomé mi celular de mi mesa de noche: tres y media de la mañana.
Me levanté y me negué a prender la luz: no quería ver su cara. Abrí la persiana del ventanal que daba al balcón y me puse el Ipod en los oídos. Seleccioné "Reproducción aleatoria", para no escucharlo todo el tiempo.
"Knockin' on Heaven's door", de Guns and Roses empezó. Como acto reflejo, volteé mi cabeza al cielo. ¿Él estaba allí, del otro lado, esperándome? Dijo que quería enamorarse, que quería a alguien que lo amara por cómo es y no por quien es. ¿Podría ser yo esa persona? Reflexioné que eso mismo se lo preguntaban un millón de personas más. ¿Sería la única en un millón? No quería saber si lo besan y es feliz, porque aunque quiero su felicidad, me hiere ver sus besos en otra persona, mientras podrían ser míos. Lo más probable es que nunca me conozca, y yo me quede con las ganas de besarlo, y supongo que está bien.
"My heart will go on" de Celine Dion prosiguió, y me puse mal. El tema de Titanic me podía, y el Destino lo sabía. "¿Mi corazón seguirá adelante?" No, no lo creo; mi corazón no bombea sin él.
Volví a mi cama, dispuesta a dormir. Cuando mis ojos se acostumbraron a la oscuridad, prácticamente pude ver sus fotos en la pared de mi habitación, su sontisa me dejaba estupefacta; tan hermosa, tan perfecta, tan.. tan de él. Todo de él me encantaba, me había cautivado en todo su esplendor.
"In die Nacht" comenzó, y me quedé dormida con su voz entre suspiros y lágrimas.


I don't wanna be here alone, stay here with me, in the night. Someday the momment will come, stay here with me, in the night. -In die Nacht, Tokio Hotel.

Aubrey

Reía y reía, sin saber por qué. Los desconocidos en la barra del bar la hacían sentir tan bien.. ya los consideraba sus amigos. Seguía riendo, aunque sus nuevos amigos no dijeran nada gracioso o, peor aún, no dijeran nada. Abrazó a uno de ellos, el que se sentaba a su lado izquierdo. Un pingüino se acerca a ella, preguntándole si quiere más, como otras seis veces anteriores. Ella acepta, aunque no sabe qué, pero acepta. Vuelve a reír sin causa y, tras varios minutos, el pingüino vuelve dejando en frente de ella un gran vaso y se retira.
Ella deja de reírse y se pone en un plan analizador. Observa detenidamente el vaso, analizando el líquido de arriba abajo. ¿Era el mismo líquido que había bebido hacía unos minutos? Se veía como tal, pero quería saberlo, así que bebió un sorbo. No era lo mismo, era mil veces mejor. Hizo fondo blanco, sintiendo el gusto de ese exquisito elixir. Elalcohol ya le quemaba la garganta, aunque no podía parar.
Había tres cosas a las que no quería, a las que no debía, pero se había adictado: alcohol, cigarros y.. él. Se levantó, tambaleante. No sabía de dónde venía el equilibrio, ya que veía todo borroso; se tambaleaba de un lado para el otro, y tenía umchas náuseas.
Pagó la cuenta, con una muy grande propina sin darse cuenta. Salió a la calle y caminó hacia la derecha, poe donde recordaba que había llegado allí.
Recorrió una cuadra y se tomó de un poste de luz; sintió náuseas, más de las que ya había sentido. Un líquido ácido se coló por su garganta, y luego salió por su boca; sí, había vomitado por su estado de ebriedad.
Se sentó en el piso y, al principio, prácticamente lloraba cerveza. Cada vez más, sus lágrimas se fueron convirtiendo en recuerdos. En recuerdos sobre él; por él había caido en el cigarro y la cerveza, y.. lo odiaba. Lo odiaba con su alma, pero el amor y el fanatismo era mucho más fuerte que su odio.
Se había puesto la meta de conocerlo, para decirle cuánto lo amaba; ahora lo conocería para poder matarlo con sus propias manos.

10 de septiembre de 2009

Su post, ahora mi post D:

Tomé mi mochila y metí en ella unas pocas ropas; pensaba alejarme de él, pensaba dejar todo por mi 'yo' atrás y comenzar de nuevo, en un lugar donde nadie supiera quién soy, donde nadie supiera mi nombre.
Corrí a la estación con el boleto en mi mano y me subí al tren, sentándome en una no tan cómoda silla; sabía que me perseguía, sabía que estaba allí afuera, buscándome.
El tren arrancó, y suspiré aliviada al pensar en la posibilidad de vivir sin él, sin mi adicción.
Adicción. En eso se había convertido, en una -mi- adicción. Recordé mi pared llena de sus imágenes, de esos ojos mirándome mientras recorría la sala, de esas poses de supermodelo que fingía ser.
Deseé tener sus discos a mi lado, su música tan hipnotizante en mis oídos, pero me resistí; me resistí y dejé mi Ipod en la mochila. No podía evitar tararear sus canciones en mi cabeza, eran extrañamente hermosas.
Llegué a mi destino, y me detuve en el andén: quería estar segura de que no me seguía, de que ya lo había dejado atrás.
Poco a poco mi cabeza se fue ocupando de otras más que de él; ¿Dónde dormiría? ¿Qué comería? ¿Con qué dinero pagaría mi nueva vida? Caminé sin ver a dónde estaba yendo hasta que escuché un auto derrapar. Sí, un auto de color rojo venía hacia mí a toda velocidad; la calle mojada por la lluevia que había comenzado hacía unos minutos no dejaba frenar al hombre que lo manejaba: lo veía, echaba el freno, pero el auto no respondía.
¿Qué más podía pedir? ¿Acaso no era eso lo que había pedido, acabar con todo? Todas esas lágrimas derramadas, toda esa sangre que a borbotones salía de mi brazo de vez en cuando.. ¿Habían sido en vano? ¿Lo único que necesitaba era un auto sin frenos? Me preparé, no iba a arrepentirme. No me moví, y cerré los ojos con fuerza.
Mi vida pasó como una película por la oscuridad que ahora veía, tan rápido como un rayo duraba en una tormenta. Mi madre, mi padre, mis hermanos, toda mi familia estaba allí.. pero esa película de mi vida no terminaba con ninguno de ellos, ni de mis amigos, sino con él.. con toda la perfección que era capaz de recordar sobre él.
"No lo hagas" resonó su voz en mi cabeza. Sí, su voz, en mi idioma, en mi cabeza. "Seguí, caminá.. por favor, por mí". No quería, ¡no quería! ¡Todo esto lo estaba haciendo, justamente, por él! Pero a mi cuerpo no le importó. Caminó, corrió, subiendo a la vereda. Vi al auto seguir su camino, derrapando sin frenos. Escuché el fin de su travesía, el choque contra alguna cosa que detuvo su andar.
Mi oportunidad, era mi oportunidad de acabar con mi delirio, pero se fue, como la esperanza de dejarlo atrás.
"No lo hagas nunca más" volvió a resonar su voz en mi cabeza. "Esperame, como yo te espero.. hacelo por mí". Asentí, sin saber si él me estaba hablando, oyendo o viendo.
Me senté a la vereda y me puse a pensar.
"Gracias" volví a escuchar.
Fue entonces cuando ya no distinguía mis lágrimas de las gotas de lluvia.




Nota: este post en realidad pertenece al Blog de http://0rganizedconfusion.blogspot.com/ . Ella es lo mejor, y estas semanas la dejé muy colgada, por diferentes problemas o complicaciones personales. No sabía cómo darle las gracias por todo lo que hace por mí, por toda la amistad que me dio, hasta que se me ocurrió hacer de el post de su blog que más me golpeó mío, en una rara manera. Empecé a escribir este post y de repente ella se me vino a la mente, y las palabras salieron a cantidades increíbles de la lapicera. Zulma: gracias. Gracias por todo, siempre me escuchaste y me ayudaste, aunque yo no lo hubiera hecho. Gracias en serio, me hiciste 'click' en mi cabeza con un montón de temas. En serio, gracias. Esto es una demente y pobre réplica de tu espectacular post, pero espero que te guste. TiamoZulma. Tu Lilita D:

9 de septiembre de 2009

Qué triste realidad

-¡Alejate de mí! -Le gritaba él, aún caminando por la calle- ¡Andate y nunca vuelvas!
-¡No! -Respondía ella, en el mismo tono de voz- ¡No quiero alejarme! ¡Quiero estar a tu lado! ¡¿Por qué no podés entenderlo?! -Él se paró en seco en medio de la vereda.
-¡Vos no podés entenderlo! ¡Soy una ilusión, un pedazo de papel arrugado, un puto póster en la pared! ¡Eso soy! To no te convengo, creeme.. creeme y entendelo.
-¡¿Una ilusión?! ¡¿Papel?! ¡¿Póster?! Vos no sos nada de eso.. mejor dicho, sos eso y mucho, mucho más. -Le dijo ella. Él explotaba del enojo, y ella seguía sin entenderlo.
-¡¿Y qué soy, a ver?! Decime, ¡¿Qué soy?! ¡¿Una estrella, un compositor, un cantante?!
-Lo que más quiero en el mundo, eso sos. Sos mi aire, mi oxígeno, sos la sangre que fluye por mis venas. Sos la razón de mi existir, sos mi decisión en todo momento, sos la persona con quien quiero pasar el resto de mis días y más allá de ellos. Sos mi ejemplo a seguir, lo que me guía cuando no sé a dónde dirigirme. Sos, simple, total y completamente todo para mí.. ¿Qué no podés entender, a ver? Entendé que si te vas yo no sigo porque no puedo seguir; entendé que después de vos nunca va a haber nada; entendé que después de vos nunca va a haber nada; entendé que a donde vos vayas yo voy, porque te necesito y amo con cada átomo de mi débil y convencido cuerpo.. -hubo una pausa preocupante, donde ella se lo comió con la mirada y él recapacitaba sobre lo que había escuchado.
-Lloraste por mí, ¿no es cierto? -Preguntó con cautela y con voz apenas audible.
-Sí -murmuró ella.
-¿Y por qué razón? -Ella se encogió de hombros, acercándose a él.
-Por muchas y simples razones.. porque no puedo tenerte, porque los demás piensan que estoy loca si les digo que me enamoré de vos; porque cada vez que me despierto y cada vez que termina el día me maldigo por no haberte conocido en persona, por no haber nacido cerca tuyo. Por la simple idea de que te amo.. -hubo otro silencio, pero ahora ella estaba muy preocupada.
-¿Lo ves? No te convengo, no soy bueno para vos.. olvidate de mí y sé feliz con alguna otra adicción..
-¿Olvidarme de vos? ¿Olvidarme de toda mi vida? ¿Acaso creés que no lo intenté? Bueno, sí.. lo hice, lo intenté. Pero, cuando creía que lo había hecho.. -rió- ..es muy frustrante, ¿sabés? Es como querer dejar de fumar.. digo que puedo hacerlo, lo intento y lo intento, pero siempre vuelve a mí, una y otra y otra vez, y me vuelve a atrapar. Me quise resistir a tu voz, a tus movimientos, a tu figura, a vos mismo.. pero tampoco pude. ¡Por favor! Sé de memoria tu historia, tus amigos, lo que hacés, cómo sos..
-¿Cómo soy? -Interrumpió él- ¿Cómo sabés cómo realmente soy? ¿Leíste entrevistas y viste mi "real" encanto?
-No -protestó ella- las entrevistas mienten, siempre mienten..
-¿Entonces? ¿Simplemente magia? -Cuestionó él.
-No sé si es magia o no.. es algo.. es algo que siento en mi interior, que sos bueno, que sos amoroso y tierno y..
-Pensaron que Hitler era bueno y por eso lo eligieron.. -interrumpió él, bajando su vista a los pies de la muchacha- ..¡mirá qué bueno que era!
-¡¡No te compares con Hitler!! ¡Y no lo metas en esto! Sé que no sos como él ni como nadie, porque sos único..
-¿Único? -Dijo él, mirando a su acompañante y acercándose tanto que sos caras estuvieron a unos pocos centímetros de distancia- Único hasta que algún otro idiota como yo saque un disco, una serie, una película, un programa de televisión o cualquier otro jodido y estúpido material de marketing y te enamores de él; vas a sacar todos mis pósters de tu habitación y vas a poner los de él. Vas a comprar toda su mercancía y a gastar millones de monedas y billetes en su estúpido álbum de figuritas o sus miles de discos de música barata que te va a volver loca. Siempre "esa" persona va a ser única, increíble, excepcional.. siempre vas a amarla, como es conmigo ahora.. -hizo una pausa, y ella podía sentir su aliento rozar sus labios.
-Por eso.. vos ahora para mí sos el único.. dejame ser feliz, dejame hacerte feliz..
-Quiero que seas feliz, pero yo no soy una opción.. -la besó tan efusivamente que la dejó sin aire- .. quiero que llores si hace falta, pero no por mí. Quiero que te sorprendas por pequeñas cosas, pero no porque me compré un perro o porque escribí una nueva canción. Por favor, hacelo por mí.. no dependas de mí ni de nadie, porque te va a herir y a esa persona también, o al menos a mí.. por favor, no..
-Por favor, no te alejes de mí porque te amo.. -dijo ella, abrazándolo-. Te quité as palabras de la boca, ¿no es cierto? -Él sonrió.
-Exactamente, -susurró en su oído mientras la abrazaba- exactamente..